Entradas

A dos años de la partida de mi abuela Chila

Imagen
Abuelita, tu sabes que te quiero. Pero no siempre alcanzo a contactarte en fechas importantes como esta de tu partida un dos de septiembre de 2013. Sé que me estás viendo, no sé si desde el cielo o mirando sobre mi hombro y sé que apruebas estas palabras con tu corazón poeta. 

Hoy te reconozco en la forma de ver la vida, en la generosidad y altruismo de los que hiciste gala, en la manera como muevo mi anillo de casada o me pinto las uñas o la boca de rojo sangre. 

Te recuerdo cuando me pongo una de tus creaciones, las mochilas marca Chila que con tanto ahínco tejías para vender y de las cuales soy la orgullosa propietaria de tres, en el encharpe o chal que me regalaste y que uso para los días de aire acondicionado en la oficina. 

Extraño tus ojos de china y tu mirada pícara, pero sé que estás allá, sentada en tu mecedor, meneando tu vasito con hielo (tu tácita forma de pedir más whisky) y esperando por nosotros con tu mejor sonrisa, contando chistes con tus hermanos, riéndote con tu risa…

Chayanne en concierto, el mejor afrodisiaco

Imagen
Agosto 3, 2015. Orlando.- Circa 1990. Una pandilla de amigos adolescentes se apunta a ir a ver al ídolo juvenil Chayanne en el estadio de futbol de su costera ciudad tropical. Allí estamos todos, incluido el que es ahora mi esposo y al que en ese momento no prestaba mucha atención. Falta solamente mi mejor amiga, ocupada atendiendo a su bebita de pocos meses. Fast forward. Agosto 2 de 2015, Orlando Amway Center. Allí estamos mi amiga, su hija de 25, mi hermana y yo. La emoción se siente en el ambiente. La expectativa es grande. Han pasado 25 años desde la primera vez que vi a Chayanne en concierto y me encuentro allí rodeada de algunas de las mujeres que más quiero en la vida. No tengo palabras para darle las gracias a Chayanne por este momento.
Pero sí tengo para contarles lo maravilloso que fue ver a este Señor Artista (con mayúsculas) cantar, bailar y moverse en el escenario con la lucidez que sólo se consigue cuando uno ha pasado de los cuarenta. El Amway Center, ubicado en Downto…

Luis Enrique, Lena, María Rivas, Guillermo Roude y otros artistas promueven concierto a favor del cantautor venezolano Yordano

Imagen

Recordando a Jaime Garzón...14 años después

Imagen
Cómo te extraño. Cuánto me hacías reír. Cuánta falta nos haces...
Para los que no lo conocen Jaime Garzón fue un humorista político colombiano asesinado el 13 de agosto de 1999.

Diatriba contra el turista antisocial

Imagen
Yo se que Mayami es la ciudad del marmol... Mar y Mall... Pero lo que no entiendo es a esos amigos de uno de la infancia o adolescencia que vienen por estos lares en plan turista y no se dejan caer ni una llamadita telefónica. Claro, ellos no entienden la soledad en la que uno vive.

"Es que no me quedó tiempo de nada, imagínate que me fui para Dolphin Maaaaalllll y después me tocó salir corriendo al aeropuerto porque llegaba la Uchi, imagínate, como le iba a hacer ese desplante a ella de no recogerla, pero lo peor de todo es que me perdí, nada que ver, porque imagínate que cuando llegamos a alquilar el carro no había con GPS, que oso".

Eso fue un lunes. Lo que no contó nuestra turista imaginaria es que estuvo siete días en Mayami, de los cuales sólo uno lo dedicó a pasear en carro por SoBe y mirar de lejos el mar porque la Ocean Drive estaba "taqueada de carros" y que los otros seis los dedicó a recorrer el Sawgrass, el Aventura, el International, pasando por el d…

Portaretrato

Imagen
No sabía exactamente hace cuanto tenía esa pequeña ventana: tal vez un minuto, una hora o una semana. O tal vez años. El caso es que apareció en medio de la oscuridad después de un ligero temblor. Era como si la hubiesen recortado en una pared y la hubiesen dejado así sin marco y, aunque le parecía fea, a través de ella podía ver.
La mujer miraba la ventana y la corría, milímetros.Por un momento sintió que le estaba viendo a él. Quiso decirle algo para ver si ella respondía, pero no se le ocurrió nada.Se le habían olvidado las palabras.
También se le habían olvidado los sabores. Era sólo cuando pasaba frente a su ventana con un plato de comida que recordaba la calidez de los frijoles, la efervescencia de la Coca-cola o la textura granulosa de las arepas recién hechas.
Al principio se la pasaba mirando por su pequeña ventana. Espiaba absolutamente todo lo que la mujer hacía y recordó lo que sentía por su esposa. Recordó también la intimidad de los brazos de su amante, los golpes en la esp…